Psicología. Adolescentes.

Psicología Adolescentes

«El mejor maestro es el que te dice dónde buscar, pero no te dice qué ver»

La adolescencia es una fase que tiene unas implicaciones sociales, culturales y psicológicas de gran importancia para ellos y para su entorno. Se trata de una época de grandes cambios a nivel corporal, psicológico y social que suponen una transición del período de niñez hacia la madurez.

El adolescente se enfrenta en este período a numerosos cambios en todos los aspectos de su vida, por lo que tendrá que esforzarse para adaptarse a esta nueva etapa.

El objetivo de todos estos cambios es favorecer la creación de una identidad madura, individual y coherente. Los problemas conductuales que generalmente aparecen en esta etapa guardan relación con la forma desadaptativa que el adolescente adopta para buscar su autonomía.

El psicólogo para adolescentes tiene la finalidad de generar líderes comprometidos con sus vidas y su entorno, que toman conciencia de ellos mismos y de la contribución tan importante que ellos generan a la sociedad y al mundo.

¿Cómo trabajamos?

Nuestra prioridad es facilitar y mejorar la calidad de vida del adolescente y sus familiares.

Se realiza un tratamiento personalizado y adaptado a las necesidades de cada caso, enfocado a desarrollar la inteligencia emocional del adolescente y su autoconocimiento, para lograr un desarrollo evolutivo saludable en todos los aspectos de su personalidad.

Los adolescentes aprenderán a:

  • Desarrollar la toma de conciencia corporal y sensorial.
  • Potenciar su seguridad y su confianza.
  • Aprender a percibir, expresar y saber manejar las emociones.
  • Desarrollar habilidades sociales de comunicación y de resolución de conflictos.
  • Aprender a relajarse.
  • Ejercer el control sobre sus vidas.
  • Visualizar las metas.
  • Mejorar sus relaciones en todos sus entornos.
  • Tomar mejores y más prudentes decisiones.
  • Disminuir sus niveles de estrés.
  • Desarrollar su productividad personal.
  • Lograr un mayor nivel de bienestar psicológico y social.

¿Cuándo acudir al psicólogo?

  • Dificultades en la convivencia.
  • Trastornos, alteraciones o lesiones cerebrales.
  • Estrés, nerviosismo, ansiedad, insomnio.
  • Alimentación poco saludable.
  • Poca comunicación con la familia.
  • Ausencia de motivación en la escuela.
  • Dificultades para hacer amigos y relacionarse.
  • Inquietudes con respecto al futuro.
  • Puede ponerse en situaciones de riesgo.
  • Problemas de identidad.
  • Falta de autoestima.
  • Dificultades en relaciones de pareja.
  • Falta de adaptación a un nuevo entorno.

¿Cómo decirle a mi hijo adolescente que vamos a ir a un psicólogo?

Lo principal es que se hable con sinceridad, se exponga el problema y se resalte que el psicólogo les proporcionará herramientas para mejorar una situación determinada.

También es importante que se exponga la situación problemática desde la positividad: todas las personas cambiamos, nos transformamos, evolucionamos… en ocasiones, aunque sepamos la causa de nuestro malestar, no sabemos cómo podemos mejorar una situación; el psicólogo nos orienta en la resolución del problema y nos brinda nuevas oportunidades.