Psicología. Área Infanto-Juvenil.

Psicología. Área Infanto-Juvenil.

El psicólogo infanto-juvenil conoce el desarrollo psicológico de la infancia en cada una de sus etapas y proporciona las estrategias adecuadas para ayudar tanto al niño como a su entorno a crecer física y emocionalmente.

El servicio de neuropsicología pediátrica trata de explicar las relaciones cerebro-conducta y va dirigido a niños en edad escolar que presentan dificultades de aprendizaje, de habilidades sociales o trastornos de conducta, como consecuencia de daño cerebral adquirido o trastornos del neurodesarrollo.

“Cada niño tiene un ritmo de desarrollo”

¿Cuándo acudir al psicólogo?

  • TEA, TGD, TDAH.
  • Problemas de conducta: desobediencia, rabietas infantiles, interiorización de normas, etc.
  • No come bien.
  • Trastornos de eliminación: enuresis y encopresis.
  • Problemas en la escuela: rendimiento escolar, habilidades sociales, etc.
  • Está deprimido y/o ha perdido el interés.
  • Desarrollo de aprendizajes.
  • Dificultades para ir a dormir.
  • Problemas para relacionarse.
  • Miedos, fobias y estrés.
  • Mejora del vínculo afectivo con los hijos.
  • Trastornos del sueño, insomnio infantil, terrores nocturnos.
  • Demasiado activo o inquieto.
  • Celos.
  • Problemas del Estado de Ánimo y Ansiedad.
  • Depresión, tristeza o irritabilidad.
  • Conducta obsesiva compulsiva.

¿Cómo trabajamos?

La integración de la información y de las estrategias aprendidas durante el tratamiento, se consigue mediante su aplicación en el día a día del pequeño.

Los padres, tutores y/o cuidadores tienen un papel fundamental en el proceso terapéutico, actuando como coterapeutas de los cambios que se promueven durante el tratamiento.

Debemos tener en cuenta que es en su contexto social donde el menor pasa la mayor parte de su tiempo y es fundamental enseñar a las familias a desarrollar estrategias y habilidades para que actúen de manera más efectiva.

“Hagamos de la familia el mejor lugar para crecer”

El proceso terapéutico:

  • Con la familia obtenemos toda la información sobre la situación que actualmente presenta el niño en todos los aspectos de su vida.
  • Evaluación del menor y coordinación con el equipo de profesionales para realizar un tratamiento más completo y eficaz.
  • Elaboración de las diferentes propuestas de intervención.
  • Puesta en práctica de las estrategias. Los padres contarán en todo momento con el apoyo de nuestros servicios.
  • Hacemos sesiones de seguimiento y de refuerzo para consolidar las habilidades y destrezas aprendidas.

Ver otros servicios del área infanto-juvenil