Osteopatía y Terapia craneo-sacral

Osteopatía y Terapia craneo-sacral

La Terapia Craneo-sacral es una técnica manual muy sutil, que ayuda a restablecer los procesos naturales de reequilibrio y curación del cuerpo.

Esta técnica manual ayuda a detectar y corregir los desequilibrios del Sistema Craneo-sacral (encéfalo, médula espinal, líquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro) que se transmite a todos los órganos y los tejidos corporales.

El método aplica diversas manipulaciones o técnicas científicamente desarrolladas a lo largo de los años, que pueden incidir sobre las estructuras músculo-esqueléticas, el cráneo y las vísceras, como vía para evaluar, liberar y equilibrar el sistema.

¿Cómo funciona?

Cuando el cuerpo tiene las condiciones adecuadas, de escucha y respeto, puede reconocer sus propios patrones restrictivos tanto a nivel físico mental como emocional, y al hacerlo, tiene la oportunidad de soltar el patrón restrictivo, liberar memorias de lesiones, traumas y sufrimiento y buscar una nueva forma de organizarse, a través de sus propios mecanismos de curación, restaurando así el equilibrio celular de todo el sistema.

El cuerpo tiene toda la información que necesita para mantenerse en un estado de equilibrio. El profesional nunca impone nada sobre el cuerpo de la persona, es el mismo sistema el que lleva la directriz y la guía de su propio proceso.

Beneficios

El método craneo-sacral, es enormemente suave y profundo, puede aplicarse tanto en adultos como en niños e incluso bebés.

  • Dolores de cabeza y migrañas.
  • Dolores de espalda, tensión muscular.
  • Problemas articulares y estructurales.
  • Problemas de oído, vista y boca.
  • Vértigo, ciática, lumbago, escoliosis.
  • Problemas digestivos, acidez, estreñimiento.
  • Problemas respiratorios, sinusitis.
  • Neuralgias faciales.
  • Secuelas de accidentes, post-operatorios, sintomatología persistente.
  • Reequilibrio psicosomático.
  • Parálisis.
  • Problemas de la articulación temporo-mandibular ATM, etc.
  • Depresión, alteración del sistema nervioso, estrés, ansiedad, mareos insomnio, falta de concentración, cansancio crónico, etc.
  • Alergias, problemas de aprendizaje, hiperactividad, etc.

“Trato de restaurar la salud. No estoy tratando de corregir el problema. De este modo, abro las puertas para que el cuerpo haga lo que necesita hacer con su propia fuerza vital”.

Dr. Rolling E. Becker